Cómo evitar y curar la infeccion de orina

La infeccion de orina puede ser de tres tipos: Cistitis, uretritis o pielonefritis. Dependiendo de si se producen en la entrada de las vías urinarias o en la parte alta de estas, tendrán unas consecuencias y un tratamiento diferente.

Sea cual sea el tipo de infección urinaria, debemos tomarnos muy en serio el tratarla convenientemente, ya que aunque en la gran mayoría de casos se soluciona de forma rápida y sencilla, si no lo tratamos a tiempo y como es debido puede acabar en problemas más serios, que en algunos casos pueden necesitar hasta de hospitalización.

Si es tu caso, no deberías agobiarte porque es verdad que la gran mayoria de infecciones se solucionan de forma sencilla y se previenen con simples consejos, pero es algo que no debes tomarte a la ligera por el bien de tu salud futura.

Estos tres tipos distintos de infección urinaria son altamente molestas para la persona que la padece (sobre todo para las mujeres), por eso es importante ponerle remedio cuanto antes a esta situación, ya que entre las mayores incomodidades que podemos citar se encuentra en tener que acudir al aseo cada poco tiempo, situación que, si bien es cierto que no es “grave”, puede llegar a ocasionarnos un serio problema en la conciliación de nuestra vida diaria (sobre todo en temas laborales).

La más común de todas es la cistitis, que se contagia en la entrada misma de la uretra, con la invasión de virus o bacterias. En los otros casos puede haber problemas de riñón, y son enfermedades más graves, contraídas a través del flujo sanguíneo, pero también son menos frecuentes.

Normalmente las vías urinarias y el riñón se ven infectados por bacterias, aunque también se dan casos de entrada de hongos, virus o parásitos. De la gran mayoría de infecciones es responsable la bacteria E.coli, que reside en el propio intestino de la persona. No obstante, cualquier anomalía que impida o dificulte la salida de la orina puede causar una infección, como las piedras en el riñón o los problemas de próstata en los hombres.

dolor abdominal por infeccion de orina

Causas que favorecen la infección de orina

Las causas por las que se produce una infección de orina son muy variadas, aunque hay algunas muy comunes.

En las mujeres es en el género en el que se producen más infecciones de orina tipo cistitis, ya que sus conductos están demasiado cerca, y es bastante fácil que la bacteria afecte al tracto urinario.

Las relaciones sexuales han demostrado ser una fuente de infección, por lo que la mujer ha de tener mucho cuidado en este aspecto. En el proceso, la vejiga se contrae y suelen entrar bacterias. Si la paciente no cuenta con un sistema fuerte que las combata, se producirá la cistitis. Además, una vez que sufren una infección, tienen muchas posibilidades de que se vuelva recurrente, como se ha demostrado en muchos casos.

Otras formas de padecer una infección de orina pasan por una higiene deficiente, los pacientes con sonda que la contraen con los aparatos, o bien aquellas personas que beben muy poca agua y acaban teniendo problemas de riñón.

Sea como sea, son muchas las causas que favorecen la infección urinaria, pero lo que está claro es que es muy molesto para las personas que lo padecen, limitando considerablemente su normalidad en el día a día, por eso debemos llevar un estilo de vida que nos ayude a no sufrir esta incómoda enfermedad, o si la sufrimos que sea lo mínimo posible.

Sintomatología de las infecciones de orina: Infección de orina síntomas

Los síntomas de una infección de orina son muy claros. Se siente la necesidad urgente y constante de tener que orinar. Se produce una quemazón en el tracto urinario con el paso de la orina, así como una presión en el bajo vientre y la creciente sensación de dolor una vez se ha expulsado la orina. El líquido puede tener un aspecto turbio, o incluso presentar sangre. Por último, si esta infección afecta a los riñones, se tendrá fiebre y escalofríos.

Ante estos síntomas, lo que se debe hacer de forma inmediata es acudir al médico. La exploración física y la toma de temperatura, determinarán si es una cistitis o algo más complicado. Además, se le tomará una muestra de orina, para comprobar con unas tiras si es una bacteria la que le está afectando, cosa muy común en la infección urinaria.

En caso de que exista fiebre, o sea algo recurrente, el médico suele pedir un cultivo de la orina, para identificar de forma precisa la bacteria o virus que causa la infección. Así, podrá determinar cuál es la mejor forma de combatir este problema. En ocasiones, pueden llegar a realizar una ecografía abdominal o una urografía, para ver si hay algún problema en los riñones o en el aparato urinario.

Qué tomar para la infección urinaria

Si el problema es causado por bacterias, se le proporcionarán antibióticos. Si es causado por virus, los consiguientes antivirales. Los antibióticos más usados son el trimetoprim, la amoxicilina y la ampicilina. Aquellas personas que presenten fiebre y problemas en el riñón, han de ser hospitalizadas, llegando incluso a ser intervenidas quirúrgicamente.

Consejos para evitar estas infecciones

Las infecciones de orina afectan a un gran número de personas, aunque la mayoría de ellas son mujeres. Esto no quiere decir que algunos hombres también sean propensos a ello, pero está demostrado que el mayor porcentaje de personas con infecciones de orina son del género femenino.

Para evitar que se produzcan, se deben tomar una serie de medidas. Los médicos aconsejan beber mucha agua a diario, por lo menos unos dos litros, además de infusiones o zumos naturales. Evitar el alcohol, el tabaco y las bebidas gaseosas y azucaradas. Esto mantendrá tus riñones a pleno rendimiento y totalmente sanos.

Por otro lado, se deben tomar medidas para evitar el contagio en el tracto urinario. Dejar de usar las compresas y salva-slips, en los que proliferan las bacterias. Antes y después de una relación sexual, se debe llevar una correcta higiene. Además, hay que orinar después de esta, ya que ayuda a limpiar de forma inmediata el tracto urinario. Siempre hay que limpiar la zona anal y vaginal de delante hacia atrás. Se recomienda también evitar el aguantar las ganas de orinar, yendo con frecuencia al baño.

Las mujeres que han sufrido cistitis alguna vez, conocen la importancia de una buena alimentación. Las frutas altas en vitamina C ayudan a acidificar la orina, evitando las infecciones. Además, son muy conocidos los arándanos rojos producidos en Norteamérica. Estos cuentan con una sustancia que ha probado ser muy eficaz, evitando que la temida bacteria E.Coli, causante de la gran mayoría de las infecciones, se adhiera a las paredes de la vejiga. De esta forma, en cuanto se comiencen a sentir molestias típicas de la infeccion de orina, solamente habrá que beber más agua, para que el cuerpo expulse de forma natural la bacteria por medio de la orina.

Por último, también se recomiendan los lácteos probióticos, ya que mejoran la flora intestinal, ayudando a combatir toda clase de bacterias y virus.

En la actualidad, ya se conocen las causas de la infección de orina, y también las mejores formas de combatirla. Hay casos en los que solamente una intervención quirúrgica o el uso de medicamentos puede acabar con la infección. En la mayoría de los casos, estos remedios de la medicina moderna se pueden atajar con una buena alimentación y con remedios naturales que se conocen desde hace años.

Los arándanos rojos son imprescindibles en la dieta de las mujeres que sufren de forma recurrente esta clase de infecciones tan molestas. Actualmente los puedes encontrar a la venta en supermercados en formato de frutos deshidratados. En caso de que se necesite una dosis mayor, en farmacias y parafarmacias tienen a la venta nuevos productos realizados con ingredientes naturales.

El Cysticlean es un claro ejemplo, con concentrado de arándanos en cápsulas o en sobres. En formato sencillo o Forte, te ayudará a combatir este problema. Además, estos productos, al ser de origen totalmente natural, no cuentan con efectos secundarios para tu salud.

Por último, te recomendamos encarecidamente que si sufres de estos molestos síntomas, acudas cuanto antes a tu médico de cabecera para que pueda hacer una valoración de aquello que te ocurre y pueda recetarte aquellos medicamentos óptimos para tratar esta enfermedad tan incómoda.

Video

Os aconsejamos que echés un vistazo a este pequeño video de apenas 4 minutos de duración, donde una doctora os despeja muchas dudas al respecto.

Medicamentos y remedios para la infección de orina

Las infecciones en la orina son una patología bastante frecuente, los hombres no se encuentran exentos de padecer una, sin embargo es mucho más frecuente en mujeres, se estima que al menos un 60% de la población femenina puede tener una infección en la orina al menos una vez en su vida.

Es importante desterrar por completo la idea de que estas infecciones pueden ser causadas por coger frio o por llevar durante demasiado tiempo un bañador mojado, realmente estas son producidas por la aparición de una proliferación de microorganismos en la vejiga.
Dentro de esos microorganismos se producen una infección causadas por bacterias, las cuales viven naturalmente en el aparato digestivo, pero hacen una migración desde la zona perianal a la uretra, llegando así a crear una colonia bacteriana en la vejiga, esto es algo ocurre comúnmente.

Síntomas típicos de una infección de orina

  • Dolor o picor muy fuerte en la zona genital.
  • Frecuentes ganas de orinar, pero con poco volumen de líquido.
  • Dolores en el bajo vientre sin motivo aparente.
  • Presencia constante de sangre en la orina.

Si cualquiera de estos síntomas se llega a hacer presente es importante acudir inmediatamente al médico, ya que las infecciones de orina pueden resultar peligrosas si no se atienden a tiempo, pues las bacterias pueden esparcirse a otros lados del organismo.

¿Qué medicamentos se deben tomar para la infección de orina?

Los tratamientos médicos que se utilizan para eliminar estas infecciones son antibióticos. Sin embargo antes de elegir cual se debe tomar es importante realizar un cultivo de orina para poder identificar cual es el microorganismo que está causándola.

La mayoría de los antibióticos se deben comprar con prescripción médica, sin embargo existen algunos componentes que pueden resultar muy útiles al momento de eliminar una infección en la orina, los cuales son:

  • Todos los derivados que existen de penicilinas.
  • Las cefalosporinas.
  • Las fluorquinolonas.
  • La fosfomicida.

Por lo general los antibióticos en capsulas son bastante efectivos, pero cuando la infección se vuelve más grave o llega a afectar otros órganos como los riñones, es necesario hacer uso de aquellos que son vía intravenosa para lograr erradicar por completo cualquier rastro de bacterias que causen esta patología.

Remedios caseros que ayudan a eliminar las infecciones de orina

Además de los medicamentos que normalmente recetan los médicos existen algunos remedios caseros que pueden ser bastante útiles.

Piña

En la piña se encuentra la bromelina, la cual es una enzima que se puede encontrar en esta fruta. Comer una taza de ella durante varios días puede ser de gran ayuda en caso de una infección leve.

Vitamina C

Algunos médicos han llegado a prescribir 5 gramos de vitamina C diarios a aquellos pacientes que frecuentemente padecían de estas infecciones. Ya que esta mantiene a la vejiga sama gracias a los ácidos que le aporta a la orina.

Jugo de arándanos

Varios estudios han demostrado que consumir jugo de arándanos puede ayudar a prevenir las infecciones en el tracto urinario. Este evita que las bacterias que son causantes de esta patología aumenten en el organismo.

Bicarbonato de sodio

Las infecciones que son vía urinaria y duran más de un par de días requieren de una intervención médica y si no son tratadas pueden afectar a los riñones o causar problemas más serios. Para prevenir que esto ocurra se puede lavar la zona genital con una cucharada de bicarbonato diluida en un vaso de agua por un par de días.

Té de ajo

A pesar de que el ajo es conocido por causar irritación, es muy buena para ayudar a eliminar las bacterias. Hacer un té con dos dientes de ajo y beberlo puede ayudar a que sea eliminado todo aquello que afecte al organismo y cause enfermedades o infecciones.

Vinagre de manzana

Se puede diluir una cucharada de vinagre de manzana en un vaso de agua, y lavarse las partes genitales varias veces durante el día mientras se tenga la infección. Ayuda a eliminar la infección y alivia en gran medida la comezón que da en esta zona.

Caldo de cebolla

Hacer un caldo de cebolla sin sal ni nada mas también puede ayudar a eliminar estas infecciones, se deja reposar durante 8 horas y luego se colocan compresas mojadas con el caldo en la zona genital durante 5 minutos.

Infusión de albahaca

Se debe hervir dos cucharadas de albahaca en una taza de agua, se deja reposar durante diez minutos y luego se debe tomar tres veces al día mientras la infección siga presente. Es un remedio bastante efectivo que se puede realizar fácilmente si se trata de una infección leve.

Una buena alimentación ayuda a prevenir las infecciones en la orina

Algunos alimentos son buenos para prevenir cualquier tipo de infección, especialmente las de orina, pues aportan al organismo vitaminas y nutrientes que ayudan y fortalecen el sistema inmunológico del cuerpo. Las frutas cítricas son ideales además, porque hacen que aumenten los ácidos de la orina y así las posibilidades de padecer una infección en las áreas genitales se ve reducida.

Es importante evitar ingerir alimentos o bebidas que contengan muchos niveles de azúcar, ya que las bacterias se alimentan de estas, y será mucho más difícil eliminar la infección.

Consejos para poder prevenir una infección en la orina

  • Cuidar tanto la higiene anal como la vaginal, especialmente luego de mantener relaciones sexuales.
  • Aumentar el consumo de líquidos, lo ideal son dos litros por día.
  • Evitar medicamentos efervescentes y también las bebidas carbonatadas, ya que estas favorecen el medio básico en la orina, y hacen que las bacterias puedan proliferar a más velocidad.
  • Complementar la dieta con alimentos que sean ricos en vitamina C, como por ejemplo los cítricos que aumentan los ácidos de la orina.
  • Procurar vaciar por completo la vejiga al ir al baño.
  • Aumentar la frecuencia con la que se orina, por lo menos cada 3 o 4 horas. También siempre tras cada relación sexual.
  • Se deben poner en práctica los hábitos alimenticios y de higiene necesarios para ayudar a prevenir las infecciones en la orina.